Los miserables y la justicia



A 157 años de su publicación, “Los Miserables”, de Víctor Hugo, sigue siendo un referente cultural importante para entender la justicia y la lucha por el derecho a la libertad.

 

 

Este mes, los capitalinos tienen una última oportunidad para presenciar la magna producción musical basada en la novela del escritor y poeta francés. Hasta el 28 de abril, se presenta la historia de Jean Valjean, un hombre que pasó 20 años en prisión por haber robado un pan, y que, tras ser liberado, siguió siendo perseguido y se unió a una importante rebelión tras la revolución francesa.

“Mi personaje es Enjolras, que es el líder de los estudiantes en esta historia. Es un joven con ganas de cambiar el mundo, harto de la injusticia, harto de la pobreza, harto de los niños sin oportunidades, de tener una vida segura y una vida próspera. Entonces, es muy estudioso, estudia leyes en la Universidad y poco a poco se va dando cuenta que el gobierno transitorio no está funcionando”.
- Andrés Elvira, Actor, “Enjolras”.

La puesta en escena no deja de lado un profundo razonamiento sobre el bien y el mal, la ley, la política, la ética, la justicia y la religión, que sigue haciendo eco en la situación actual de la sociedad global.

“Creo que si lo trasladáramos a la época actual, Enjolras sería algún tipo de activista…Con una misión feminista o LGBT, ese es el perfil que me imagino”.

La felicidad suprema en la vida es el convencimiento de que nos quieren por nosotros mismos o, mejor dicho, pese a nosotros mismos.

Los Miserables, es una obra universal porque sus valores son universales, que si bien se desarrolla en un contexto bélico, su mensaje es de unión para tener justicia, paz y prosperidad.

“Hay que agarrar las armas, pero las armas son otras, las armas son nuestras voces, lo que podemos escribir, juntarnos, discutir, generar ideas, generar proyectos, generar nuevas maneras de comunicarse”.

 

Con información de Jesús Daza
@jesusdaza1138