La Segunda Sala ordenó al Seguro Social crear un programa de protección para las trabajadoras del hogar



La Segunda Sala de la Suprema Corte declaró que es  inconstitucional que los patrones no estén obligados a inscribir a las empleadas domésticas ante el Instituto Mexicano del Seguro Social.

 

 

De acuerdo con la Sala, no hay razón constitucionalmente válida por la cual la Ley Federal del Trabajo y la Ley del IMSS excluyan al trabajo doméstico del régimen obligatorio de seguridad social, lo cual provoca discriminación.

Recalcó que dejar fuera del régimen obligatorio el trabajo doméstico afecta de manera desproporcionada a la mujer, pues, según datos del INEGI, nueve de cada diez empleados del hogar son mujeres.

Indicó que el trabajo doméstico en México ha sido objeto de condiciones inadecuadas, extensas jornadas y bajos salarios, expuesto a condiciones que están lejos del concepto de trabajo digno.

La Sala detalló que lo anterior impide al trabajador doméstico tener acceso real a prestaciones que lo protejan contra circunstancias e imprevistos que afecten sus medios de subsistencia e ingresos; así como, poder generar un proyecto de vida en condiciones igualitarias.

De esta forma concedió un amparo para hacer del conocimiento del IMSS esa situación discriminatoria y ordenar que dentro de un plazo prudente, implemente un “programa piloto” que tenga como fin diseñar y ejecutar un régimen especial de seguridad social para las trabajadoras del hogar.

 

Con información de Mario López Peña
@elogiodeljabon