La Naranja Mecánica y los derechos humanos



¿Habrá quien esté dispuesto a sacrificar sus propios derechos, y los derechos de los demás, para lograr un mundo mejor? ¿Y qué mundo sería ese?

“La bondad es algo que uno elige. Cuando un hombre no puede elegir, deja de ser hombre”. La Naranja Mecánica, 1962.

 

Este es el planteamiento de “La Naranja Mecánica”, que tras convertirse en un fenómeno cultural, con la novela y la película basada en la misma, hace casi 50 años, llega al teatro con nueva energía y una necesaria reflexión sobre la justicia, los derechos humanos y la reinserción social.

“¿Tú, como ser humano, como persona, tienes el derecho a elegir el bien o el mal? Esa es la pregunta. Yo creo que no. en la sociedad en la que vivimos, el mal está completamente bloqueado, y a las personas que se van por esa opción las catalogamos como locos, psicópatas, malos”.
- Kevin Holt, Actor, “Alex”.

En sus 95 minutos de duración, conocemos la historia de Alex, un adolescente que se dedica a cometer aberrantes delitos en compañía de su banda criminal.

Cuando es detenido y enviado a prisión, decide someterse a un nuevo método implementado por el estado, que promete inhibir las conductas violentas a base de tortura y condicionamiento involuntario.

Alex se transforma en una naranja mecánica: su interior es robótico aún cuando parezca natural por fuera.

“Entonces, como bien dices, es literal una violación a sus derechos humanos, es una tortura. Pero viendo el post de esta parte, pues viene que ya no puede tomar decisiones, realmente su cuerpo es el que reacciona a la violencia y ya no puede tomar una decisión real, porque ya no puede elegir entre el bien o el mal”.

Para el autor de la obra original, Anthony Burgess, es tan inhumano ser totalmente bueno como totalmente malvado. La libertad de elegir es el punto central de esta historia.

“A final de cuentas, eso es lo que cuenta “La Naranja Mecánica”, todos tenemos esa violencia latente y a veces nos falta un pretexto para llevarla a cabo, para cometer un delito, para cometer un momento de violencia extrema”.
- Carlos Fonseca, Actor.

"Lo importante es la elección moral. La maldad tiene que existir junto a la bondad para que pueda darse esa elección moral. La vida se sostiene gracias a la oposición de entidades morales". La Naranja Mecánica, 1962.

“Yo no les puedo decir cómo deben actuar frente a la violencia, qué deben de cambiar, creo que a final de cuentas, uno lo sabe. O uno en base a su educación, en base a su conciencia, a lo que te dijo tu mamá, tus maestros, sí tienes religión o no, tú decides qué hacer. Entonces, creo que es bueno que vengan para que tengan otro estímulo, otra manera de ver el origen de la violencia".

 

Con información de Jesús Daza
@jesusdaza1138