En ceremonia de despedida el Ministro José Ramón Cossío, advirtió que la justicia constitucional está en riesgo



En ceremonia de despedida ante el fin de su encargo como Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, José Ramón Cossío Díaz advirtió que la justicia constitucional está en riesgo.

 

 

“La crisis de la democracia está trastocando la imagen general de la justicia constitucional y esto me parece peligrosísimo… La justicia constitucional puede morir así como muere la democracia cuando no somos capaces de generar todos los elementos de refuerzo para ellas”.

En sesión solemne ante el Pleno de la Corte, recalcó que, ante esas amenazas, se necesitan jueces con una auténtica vocación para proteger la Constitución.

“Mantener la Judicatura Nacional potente, independiente, razonada y sensible es importantísimo ligar… Jueces que estén sosteniendo una plaza que es la Constitución, jueces que estén sosteniendo una función que es la Constitución, esta creo que es la figura histórica de nuestro tiempo… Si esto no se logra me parece que la democracia y la justicia constitucional terminarán”.

El Ministro Cossío indicó que se va de la institución en momentos más complejos para la democracia que en su llegada en 2003.

“La democracia en el apoderamiento de los órganos del Estado está suponiendo que pueda hacerse desde los órganos del Estado lo que venga en gana porque a final de cuentas se tiene un gobierno legítimo y mayoritario, y la función central de la justicia constitucional es precisamente retener esos intentos”.

El Ministro Javier Laynez Potisek, encargado de dedicar un mensaje al Ministro Cossío en este acto, subrayó los retos para el Tribunal Constitucional mexicano en el contexto del fin de su encargo.

“Su retiro se da en un contexto histórico en el que esta institución está llamada a refrendar ante la sociedad mexicana su compromiso de no bajar la guardia en la protección de los derechos humanos y garantizar el mantenimiento del sistema de pesos y contrapesos, en un momento en el que, según sus propias palabras, la Suprema Corte va a tener que contender mucho con el poder político y con otros fenómenos que no se habían presentado, y es, en este contexto, Ministro Cossío, que deja usted una silla muy difícil, pero muy difícil de llenar”.

Resaltó los aportes del Ministro Cossío en temas como la interrupción del embarazo, la libertad de expresión, matrimonio entre personas del mismo sexo, derechos de las mujeres, derecho a la no discriminación, la igualdad procesal y reparación del daño a víctimas.

Dijo que su labor como juez constitucional se basó en entender a la Suprema Corte como un órgano cercano a la sociedad, protector de derechos y como el equilibrio de los poderes estatales.

Su integridad en el ejercicio del cargo. Hombre honesto a carta cabal, un valor fundamental para una sociedad que exige de los servidores públicos que actuemos con ética y principios.

José Ramón Cossío Díaz inició su encargo como ministro en 2003, y culmina este 30 de noviembre de 2018.

 

Con información de Mario López Peña
@elogiodeljabon