Comunidades indígenas en México, víctimas de discriminación estructural: CONAPRED



Las comunidades indígenas en México enfrentan una situación de discriminación estructural.

 

 

Los estereotipos que se asocian a ellas, están relacionados con la pobreza, la falta de acceso a la salud, educación y empleo.

En nuestro país, 7.2 millones de personas hablan una lengua indígena y casi 25.7 millones, se identifican como indígenas, lo que representa el 21 % de la población nacional.

Cifras del INEGI revelan que la mayor parte de la población indígena se ubica en Oaxaca y Yucatán, además de Campeche y Quintana Roo.

Una de cada 10 personas hablantes de alguna lengua indígena no habla español y más del 60 % habita en localidades rurales.

El 92.7 % asiste a la escuela, 44 de cada 100 hablantes de lengua indígena trabajan o están buscando empleo, el 15 % no cuenta con afiliación a servicios de salud a nivel nacional.

La escolaridad promedio en este grupo de población es de 5.7 años, lo que equivale a una educación primaria inconclusa.

El CONAPRED reveló que casi una de cada 4 personas estaría en contra de que en su casa viva alguien de una cultura distinta a la suya, mientras que una de cada 10 afirma que las personas indígenas son pobres porque no trabajan.

La principal causa de los actos discriminatorios durante 2011 fue el origen étnico.

El caso de discriminación más notorio es la resolución por disposición 1/2011, que estableció el carácter discriminatorio de la Prueba ENLACE, diseñada y aplicada por la SEP, en detrimento de los niños indígenas del país.

La prueba se desarrollaba únicamente en español y sus reactivos referían primordialmente a actividades o eventos urbanos.

 

Con información de Martha Rodríguez
@marthaarod