Foro “Re-pensar el estigma: Reflexiones interdisciplinarias sobre los mercados sexuales y eróticos”.



Hacen falta investigaciones académicas dirigidas al análisis del mercado sexual en términos sociales, culturales y de derechos, más allá del enfoque criminológico que se ha concentrado en el impacto de normas legales para controlar la prostitución.

 

 

Pues en el ámbito jurídico las mujeres trabajadoras se han apropiado de un lenguaje legal para exigir el respeto de sus derechos.

“Unas mujeres lo hacen de una forma muy concreta saben incluso muy bien el lenguaje, lo digo en mi tesis, un lenguaje juridificado, digamos, a sostener cada vez más técnicas en el proceso de apropiación del derecho, en términos legislativos, pero las que menos conocen este proceso de derecho hay algo que me ha llamado mucho la atención y es que apelan a conceptos abstractos de dignidad y justicia”.
- Carlos A. Laverde, Sociólogo Universidad Santo Tomás de Colombia.

En El Colegio de México se llevó a cabo el ciclo de mesas de debate: “Re-pensar el estigma: Reflexiones interdisciplinarias sobre los mercados sexuales y eróticos”, donde se advirtió que en este rubro no todo es la prostitución.

“Muchos de los problemas a los que se enfrentan a la hora de querer investigar el comercio sexual podrían ser mejor manejados, que lleven una conceptualización adecuada y con metodologías que sirvan para poner en evidencia para visualizar las experiencias de vida de las trabajadoras en lugar de repetir los estereotipos victimistas conocidos”.
- Marta Lamas, Activista, Feminista y Escritora.

Subrayaron que existen más actores implicados que no dan servicio sexual, como dueños de negocios, meseros, cajeros, guardias, choferes, doctores, intermediarios, agentes de viajes relacionados con el turismo sexual, editores de páginas rojas en periódicos, entre otros.

“Las investigaciones igual que las políticas públicas, se enfocan solamente en el servicio sexual, transacción, mientras que una gran mayoría de otros negocios del mercado del sexo no son investigados y ni si quiera, bueno no solamente no son investigados, ni siquiera permisos ni inspecciones impuestos por el gobierno”.

El propósito del ciclo es definir una ruta metodológica y ética de principios para que el trabajo de investigación en la materia sirva para reducir el estigma y reconocer que la prostitución es un trabajo.

 

Con información de Lorena Sánchez Cabrera
@LoreSan_12